Pharmaceutical, Corporate, Foreign investment

La banca y la industria del cannabis en Colombia

05/11/2019

Es bien sabido que Colombia es uno de los destinos más deseados, y en boga, para el desarrollo de proyectos de cultivo y extracción de cannabis y sus derivados. También es bien sabido, desafortunadamente, que el sector bancario ha rechazado en su mayor parte, la apertura de cualquier producto financiero para la compañía el común de las compañías de cannabis.

 

Solo muy pocas empresas, en comparación con la cantidad total de licencias existentes, han logrado abrir cuentas bancarias. ¿Cómo ser uno de ellos? Bueno, comprender las preocupaciones de los bancos es un buen comienzo.

 

Los bancos están preocupados por el origen de los fondos, y por conocer las identidades de las partes interesadas, hasta la última persona controlante. Además, los bancos están preocupados por los protocolos de seguridad de la empresa, para asegurarse de que se tengan en cuenta hasta los detalles más finos del manejo de las flores, los aceites o los residuos.

 

Finalmente, los bancos están muy preocupados por los bancos extranjeros que hagan parte de la operación, y las jurisdicciones que forman parte de la estructura corporativa.

 

Bien, si esas son las principales preocupaciones, ¿qué puede mostrar una compañía de cannabis a los bancos para hacerlos confiar y abrir productos financieros? Un primer paso muy bueno sería un protocolo contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo (SARLAFT o SAGRLAFT como se conoce en Colombia).

 

¿Qué es un protocolo SARLAFT y cómo podría aumentar las posibilidades de que las empresas obtengan cuentas bancarias?

 

Un protocolo SARLAFT es básicamente un sistema operativo y real, que garantiza que una determinada empresa ha implementado medidas de prevención para minimizar las posibilidades de que ocurran actividades de lavado de dinero y actividades terroristas dentro o con el favor de la empresa. Pero y ¿cómo implementa uno de estos protocolos?

 

La primera clave, y los bancos buscarán esto, el protocolo no puede ser una hoja de papel. Debe ser una metodología de trabajo real que esté viva en la empresa. Si considera a la empresa como un organismo, cada órgano debe tener sus propios controles, de acuerdo con el nivel de exposición que tenga, al dinero proveniente de actividades ilícitas.

 

Por ejemplo, recursos humanos debe tener controles para la selección de personal, el departamento de compras debe tener mecanismos para seleccionar a cada proveedor local o internacional, y el departamento financiero debe, por supuesto, rastrear el origen de los recursos que recibe.

 

Esos ejemplos son muy típicos de cualquier industria. ¿Qué tiene de particular el cannabis? El protocolo debe ser muy sofisticado y eficiente, para controlar cada fase de cultivo o producción. Desde la compra de semilla, hasta la venta de producto terminado. El proceso de solicitud de licencia en Colombia requiere protocolos de cultivo, fabricación y seguridad. Estos protocolos deben armonizarse con el protocolo SARLAFT y formar una pieza armónica.

 

Una vez que se diseña el protocolo, debe asegurarse de que todas las personas de la empresa trabajen de acuerdo con él y conozcan su papel en el panorama general. Finalmente, el protocolo debe reflejarse en muchos documentos diferentes de la compañía. Sus contratos laborales, sus acuerdos comerciales habituales, sus documentos de oferta de acciones, cualquier documento de transacción que instrumente una adquisición total o parcial, y similares. Entonces, y solo entonces, se tiene un SARLAFT que cumple con el objetivo, y eso es convincente para los bancos.

 

Back

WE ARE READY
TO ASSIST YOU

Count on us for your next business decision in Colombia. Let us know more about your situation. You will hear from us within the next 24 business hours to arrange for a free consultation.

Diseño y Desarrollo: Náutica Digital